deporte

Muchas veces separamos a la mente del cuerpo como si la cabeza fuera por un lado y el cuerpo por el otro. Incluso, llegamos a hablar de cansancio físico y cansancio emocional como si se ejercitara cada uno por separado.

El deporte cuida de nuestras células

Pues bien, cuando hacemos ejercicio las células de nuestro cuerpo se oxigenan. Es decir, es algo así como ventilar el cuerpo. Por este motivo, el deporte es recomendable pero, ¿Qué nos aporta en el plano mental?

Comunica el cuerpo con la mente

Además de darle movimiento al cuerpo y quemar calorías, el deporte supone otra ventaja para nosotros. Esta ventaja tiene que ver con la comunicación con el cuerpo. Cuando dejamos de hacer deporte tenemos la sensación de que nuestro cuerpo ya no nos habla o que lo hace en el lenguaje del dolor.

Con el deporte, la comunicación con nuestro cuerpo mejora y no hace falta que nos duela nada para saber que estamos con más o menos energía. Si bien es cierto, que las personas que no están acostumbrados a hacer deporte no tienen esa sensación de sentirse comunicados con el cuerpo, por lo que no la echan de menos. Sin embargo, enriquecer esta conexión merece la pena.

Aumenta nuestra capacidad de socializar

Cuando practicamos deporte mejoramos nuestra capacidad de socializar. Conocemos personas en una situación parecida a la nuestra. Personas que no están detrás de una pantalla y que pueden motivarnos, ya sea con el deporte o con otras metas de nuestra vida.

Mejora nuestra autoestima

Practicar deporte supone dedicarnos un rato a nosotros mismos. Un tiempo para reflexionar o simplemente para evadirnos de nuestras preocupaciones. Supone conocer nuestro cuerpo y vernos cada día un poquito mejor. El mensaje que nos estamos dando a nosotros mismos de «parece que soy capaz de llevar a cabo aquello que me propongo», hace que reforcemos nuestra autoestima. Además, se trata de un ejercicio de libertad y un encuentro con nosotros mismos.

Nos aporta disciplina

Indirectamente, mantener la práctica con regularidad genera en nosotros una sensación de constancia que nos hace sentir ben. Nos hace más disciplinados.

deporte

Nos ayuda a regular las emociones

El deporte nos ayuda a gastar de manera positiva ese excedente de energía, liberar tensiones y ser capaces de manejar las emociones.

Con todos estos argumentos, no hay excusa para no levantarse del sofá y hacer deporte. No es necesario exigirse mucho sino que empezar poco a poco con una única finalidad de mantenerse activos y dejar el sedentarismo.

+ posts

Dejar respuesta

Deja tu comentario aquí...
Nombre