Instalar correctamente la sillita infantil, elegir la más adecuada a su vehículo y a las características de su bebé y sentarlo correctamente suelen ser las preocupaciones más comunes de los padres al volante pero, además de los aspectos relativos a la seguridad, existen otras actitudes igual de importantes que, en ocasiones no se tienen en cuenta y que forman parte de  la educación y el civismo al volante.

Así, existen al menos cuatro gestos que todo “conductor padre” deberá evitar si viaja con menores de edad a bordo, para conseguir inculcarles buenos y lograr que ellos se conviertan mañana en conductores responsables.

1.- Estacionamientos indebidos

Es común encontrarse a las puertas de los colegios vehículos aparcados encima de la acera, en doble fila, etc. Dicha conducta puede generar en los más pequeños una visión errónea sobre el uso adecuado de la calzada y aconsejamos no realizar este tipo de maniobras, al menos, cuando los más pequeños puedan observarlas con normalidad.

2.- Uso del teléfono móvil

Atender llamadas de teléfono durante el trayecto al colegio, responder a un whatsapp, o enviar un archivo aprovechando un semáforo en rojo también traslada a los más pequeños la normalidad del uso del móvil al volante. Además de evadirse del tráfico durante segundos se proyecta una imagen al menor de despreocupación de la conducción lo que generará malos hábitos en un futuro.

3.- Comportamientos irreflexivos

Sin tener en cuenta a los ocupantes del vehículo, en ocasiones los conductores reaccionan de forma irreflexiva ante maniobras inadecuadas de otros vehículos. Generalmente con lenguaje inadecuado, expresiones impropias o conductas arriesgadas en el propio vehículo. Acciones que se observan e interiorizan por los más pequeños. Es importantísimo ofrecerles una imagen de tranquilidad y sosiego en todo momento para que observen la conducción como un acto de civismo y educación en todo momento.

4.- Uso abusivo de la tecnología dentro del vehículo

Generalmente, en edades tempranas y hasta la adolescencia, los niños viajan absortos a las condiciones de tráfico utilizando todo tipo de dispositivos electrónicos, tablets, videojuegos, películas… Es importante combinar esta actividad con otras que también desarrollen su interés por las características del viaje, de forma que conozcan desde pequeños la importancia de organizar y desarrollar un viaje en las mejores condiciones. Hacer métricas de kilómetros, contar marcas de vehículos u otros “juegos” permitirá al menor conectar con la realidad que le rodea.

En resumen. Llevar a un menor en el coche brinda la oportunidad de construir conductores cívicos y respetuosos que harán de las carreteras de mañana, espacios de convivencia menos arriesgaos y más agradables para todos.

+ posts

Dejar respuesta

Deja tu comentario aquí...
Nombre