Los motoristas forman parte del grupo de usuarios más vulnerables de las vías. Su condición les favorece a la hora de circular en muchas situaciones, pero las consecuencias si se ven implicados en un siniestro de tráfico, son mucho más graves.

En 2018 un 18% de las víctimas mortales viajaban en una motocicleta y un 3% en ciclomotor, frente al 11% de los peatones y el 3% de los ciclistas y aunque descendió el número de fallecido pues fueron 31 motoristas menos, las cifras siguen causando estupor.

Una buena concienciación de la fragilidad que representan  el motero y, sobre todo, seguir las recomendaciones  de la Dirección General de Tráfico pueden ayudar a continuar minorando las cifras de víctimas en carretera.

En este sentido, la prevención es la palabra clave para circular más seguro sobre una motocicleta, aunque sin duda, una óptima revisión periódica del estado general de la moto también es clave con el objetivo que perseguimos de Cero Víctimas.

La óptima revisión de la moto pasa por la comprobación de la presión de los neumáticos, el funcionamiento de los faros, los frenos, el nivel de aceite, el líquido refrigerante,  ruidos extraños en el motor, comprobar y cambiar los filtros y otros aspectos como por ejemplo, confirmar que no vibran los retrovisores.

La protección

Pero uno de los aspectos sin duda fundamentales, es la protección. Llevar casco es obligatorio, y elegir el que mejor se adapte entre los diferentes tipos es vital, pues serán muchas las horas que lo llevarás puesto. Los casco integrales son los que brindan más seguridad ya que se encargan de cubrir tanto la cabeza, como la barbilla y la cara.

Los guantes, la ropa resistente a la abrasión, a los golpes y a las condiciones meteorológicas mas desfavorables, o elegir un buen calzado son determinantes a la hora de evitar males mayores.

Anticiparte a situaciones imprevistas, concentrarte en la conducción y mejorar una conducción defensiva ayudará a evitar siniestros. Tener en cuenta el ángulo muerto al realizar cualquier maniobra y por ejemplo, ser realista con el papel que juega el motorista en la carretera favorecerá la disminución de accidentes.

Por último, intenta mantener la velocidad y la distancia de seguridad adecuada, adaptándote siempre a la meteorología y a las circunstancias de la vía. Y, sobre todo, presta atención a las señales que prohíben adelantar.

Sabemos que son consejos básicos que siempre viajan contigo, pero desde la Fundación Avata de Ayuda al Accidentado confiamos en que le recuerdo de las mismos colaborarán sin duda a la mejora de las cifras y a evitar disgustos que sufrimos cada día en nuestras delegaciones.

+ posts

Dejar respuesta

Deja tu comentario aquí...
Nombre