Hoy 14 de febrero de 2022, se celebra el Día Internacional de la Epilepsia 2022. Este día pretende educar y concienciar a toda la población ante esta enfermedad neurológica que sufren alrededor de sesenta y cinco millones de personas en el mundo.

Aún en la actualidad existe un gran desconocimiento respecto a la epilepsia. Debido a esto, consideramos que es muy importante estar informado, para conocer de primera mano como poder abordar esta patología o reaccionar ante una crisis epiléptica. Hoy Día Internacional de la Epilepsia, es buen momento para hacerlo.

Según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) diez de cada mil personas en el mundo sufren epilepsia. Esta patología cerebral crónica se caracteriza por convulsiones recurrentes. Se estima que en España la padecen 400.000 personas, de las que 20.000 pertenecen a nuestra Comunidad Autónoma de Canarias.

En el Día Internacional de la Epilepsia recordamos que esta patología se puede controlar con el tratamiento adecuado y que cualquier persona puede padecerla. La prevalencia es igual tanto en hombres como en mujeres.

Algunos de los síntomas que presenta un paciente con epilepsia son:

  • Movimientos incontrolables de piernas o brazos
  • Sensación de corriente eléctrica en alguna parte del cuerpo
  • Alucinaciones visuales y auditivas
  • Y el más conocido por todo que son, las convulsiones

De aquí la importancia de conocer esta enfermedad, para poder ofrecer la atención oportuna.

Antes que nada debemos de informarnos de como se debe actuar ante una crisis epiléptica para evitar causar un mayor daño. De forma muy común se habla de introducir cucharas, tenedores o la mano del familiar en la boca de quien sufre una crisis de epilepsia. Esto no se puede hacer, ya que puede traer mayores lesiones tanto al propio paciente como a la persona que introduce la mano.

Se debe esperar que termine de convulsionar y ponerlo de lado. Vigilar y cerciorarse que respira correctamente para posteriormente comprobar que la persona se pueda expresar con normalidad.

La mayor parte de las crisis finalizan en pocos minutos, tras lo que el paciente se repone, por lo que debemos mantener la calma en todo momento examinando la duración, no separándonos de él hasta que la crisis haya finalizado para asegurarnos que todo vuelve a la normalidad.

+ posts

Dejar respuesta

Deja tu comentario aquí...
Nombre