Con el lema “Prohibido rendirse” 65 personas de la Asociación de Mujeres Afectadas por el Cáncer de Mama de Aspe (MACMA) recorrieron juntas el Camino de Santiago. El 4 de diciembre salieron 30 mujeres afectadas por la enfermedad y otras 35 personas más, familiares y amigos, se unieron a ellas el día 7 en el Monte do Gozo para rendirles homenaje y apoyarles en su andadura. Todos juntos llegaron el 12 a los pies del apóstol.

Paqui Calatayud, presidenta de la asociación MACMA de Aspe, asegura que “ha sido una experiencia inolvidable. No pensaba que fuera como ha sido. Nadie se ha puesto mal y se ha vivido con una intensidad que no se puede describir”. Los peregrinos han tenido que hacer frente a las inclemencias meteorológicas, que han capeado con mucha fortaleza: “No ha hecho frío, pero ha habido mucha agua, nos ha llovido todos los días y a pesar de todo nadie se ha rendido. Eran tantas las ganas que había, que lo hemos vivido muy intensamente y ha sido positivo 100%”, cuenta Paqui.

Ante un balance tan positivo, la asociación ya piensa en una segunda edición. El año que viene volverán para vivir la experiencia y seguir recaudando fondos para la investigación del cáncer de mama. Además, la presidenta reconoce la labor de un grupo de “afectados consortes”, maridos de algunas usuarias, sin cuyo apoyo y colaboración no sería posible esta iniciativa: “Si todo va bien y Fernando Antón, José Carbonell, Gonzalo Soria y Juan Martínez siguen con nosotras, lo volveremos a hacer. Sin ellos nosotras no podríamos haber hecho el camino”.

La asociación MACMA de Aspe también agradece la colaboración de tantas empresas como Sprinter, Correos, MediTrac, Gorental, La Barraca, Juanfran Asencio,Inmobiliaia San José, Carbonell,entre tantas otras. Unas han ayudado económicamente, otras les han regalado ropa deportiva, otras han colaborado con el transporte. Y todas han colaborado en hacer realidad esta iniciativa.

+ posts

Dejar respuesta

Deja tu comentario aquí...
Nombre