En invierno hay menos horas de luz. Anochece antes. Si el sistema de alumbrado y señalización de su vehículo no está en buen estado, aumenta el número de horas que usted viaja con riesgos innecesarios. La ausencia de una bombilla es un defecto leve, pero se considera grave si las luces no están homologadas o más de una bombilla falla. El 24% de los turismos presentó daños graves de este tipo según los últimos datos de defectología.

Recomendaciones

No esperes a que sea necesario utilizarla los limpiaparabrisas para darte cuenta de que debías de haberlos cambiado hace tiempo. La visibilidad depende en gran medida de ellas y en invierno, al igual que las luces, utilizarás más dicho dispositivo. Como recomendación, si su vehículo duerme en la calle es aconsejable dejar los limpiaparabrisas levantados para que la goma no se pegue a la luna y se rompa.

En invierno, con el agua, las heladas y la nieve los neumáticos se dañan con más facilidad. La profundidad del dibujo de la banda de rodadura (que no sea inferior a tres milímetros), que la goma no presente cortes o deformaciones y revisar la presión de los neumáticos serán tareas que deberá tener más presente a lo largo del invierno.

La calefacción del vehículo en invierno se convierte en elemento clave para viajar de forma confortable y sgura. En este sentido y con el fin de mantener adecuadamente su calefacción, es recomendable esperar unos minutos hasta que el motor arranque – caliente, antes de encenderla. De esta forma evitará gastos innecesarios y desgaste, además de reducir la contaminación.

Los amortiguadores también pueden desgastarse y, en invierno, su mal estado puede aumentar el riego de patinar, de producirse un ‘aquaplaning’ o un mayor desgaste de los neumáticos.

Último consejo

Un último consejo respecto al sistema de frenado de su vehículo y las gélidas temperaturas del invierno. Cuando la temperatura cae por debajo de los cero grados puede congelarse el agua condensada en los frenos, provocando que éstos chirríen al arrancar de nuevo el automóvil. De todas formas, AECA-ITV aclara que, a medida que los frenos se calientan, el hielo se va derritiendo y saliendo de las pastillas y discos de freno. Por lo tanto, prudencia hasta que note que su vehículo se enfrenta con seguridad a los días de invierno.

+ posts

Dejar respuesta

Deja tu comentario aquí...
Nombre