masking

Somos seres sociales y, por tanto, relacionarnos con con los demás es imprescindible. Es fundamental para nuestra salud física y psicológica. Sin embargo, a veces se hace complicado encajar en la sociedad y hay personas que se ven obligadas a cambiar su comportamiento. Cambian para adaptarse y ajustarse a lo que se supone que es lo «normal» o lo que está socialmente aceptado.

¿Qué es el Masking?

Masking significa ponerse una máscara para camuflarse o adaptar la conducta de uno mismo a lo socialmente esperado. Todos lo hemos hecho alguna vez cuando nos vemos obligados a comportarnos de cierta manera en determinadas situaciones. Por tanto, es común emplear esta estrategia en momentos puntuales como por ejemplo cuando no te encuentras bien y te ves obligado a ser amable con los demás.

Pero es importante tener en cuenta que las personas neurodivergentes se ven obligadas a emplear el masking todos los días. Un ejemplo de estas personas son los que forman parte del espectro autista. Estas personas experimentan las emociones de forma diferente y es tan válida como las del resto. Pero, en ocasiones, se ven obligadas a actuar de un modo más «normal» si no quieren ser rechazadas.

No solo estas personas son las que utilizan esta técnica para encajar. Hay otras, como por ejemplo, quienes sufren trastorno límite de la personalidad o el trastorno obsesivo-compulsivo.

masking

¿Por qué nos enmascaramos?

La razón para que nos enmascaremos es para evitar sufrir discriminación por ser o actuar de forma diferente. Seguramente, en algún momento, has sentido que no encajas y te ves como el bicho raro. Y posiblemente, es ahí cuando has optado por la estrategia del masking. Se trata de algo así como un escudo protector que nos evita el sufrimiento.

En muchos casos, esta técnica puede ayudar a prevenir el acoso escolar, el mobbing en el trabajo, o incluso nos permite tener un mayor éxito social. El problema es que, a largo plazo, puede acarrear consecuencias graves para la salud mental.

Posibles consecuencias del masking

Si mantenemos esta situación por un tiempo prolongado podemos llegar a tener episodios de ansiedad y sufrir un desgaste psicológico enorme. También podemos llegar a caer en trastornos graves de personalidad, así como sufrir cuadros depresivos.

Como sociedad, es imprescindible que empecemos a practicar la empatía y comprender que cualquier manera de interpretar la realidad es válida.

+ posts

Dejar respuesta

Deja tu comentario aquí...
Nombre