Durante el pasado 2018 se han producido 1.072 accidentes mortales en vías interurbanas, en los que han fallecido 1.180 personas y 4.515 heridas hospitalizadas.


La franja de edad con más fallecidos es la de mayores de 65 años. Así, durante 2018 fallecieron 249 peatones, 68 fallecidos más que el año anterior, y de ellos, el 60% han sido conductores, el 21% pasajeros y el 19% peatones. Un dato preocupante ya que en el año 2011, los mayores de 65 años fallecidos representaban solo el 18%, y el año pasado alcanzaron el 21%.

A la franja de mayores de 65 años, le siguen los de 45 a 54 años, con 225 fallecidos, y los de 35 a 44 años con 208 fallecidos.

Entre las causas más comunes que desembocan en fallecidos en vías interurbanas se dan, el exceso de confianza, la velocidad, las prioridades en los cruces y el uso del cinturón, el uso de este dispositivo disminuye con la edad. Además, un tercio de los conductores mayores tienen restricciones en el carné aunque solo un dos por ciento no supera el reconocimiento médico.

Según un estudio realizado por el Instituto Universitario de Trabajo y Seguridad Vial de la Universidad de Valencia, los conductores mayores de 65 años tienen el doble de probabilidades de morir.

Hoy hay unos 650 millones de personas que superan los 60 años

Hoy hay unos 650 millones de personas que superan los 60 años y se estima que en 2050 habrá 2.000 millones. En España, los mayores de 65 años significan un 17% de la población y en 2050 superarán el 33%, estimaciones que sin duda podrían agravar las cifras de víctimas mortales. Por ello, entre las circunstancias a tener en cuenta con el objetivo de paliar la situación se encuentran el deterioro de las capacidades, el desconocimiento de las nuevas normas y las vías y señales poco desarrolladas para los mayores, añadido a vehículos de uso complejo para dichas edades.
En cuanto al tipo de víctimas según la edad, entre 65 y 74 años son principalmente conductores (48,4%) y a partir de 85 años predominan los peatones (52,2%), de las que el 56,1% son hombres y el 43,9%, mujeres.

Consejos

Vigile atento sus conductas habituales que le hacen perder la sensación de riesgo. Por ejemplo: Su vista o su oído van perdiendo agudeza, se necesita más tiempo ante cualquier imprevisto. Controle la velocidad y aumente la distancia de seguridad. Sea más sensible al cansancio y la fatiga; en viajes largos, realice más paradas y tómese su tiempo. Aunque lleve muchos años conduciendo y tenga mucha experiencia, no olvide que las normas de tráfico han evolucionado y es necesario adaptarse a los nuevos requisitos, las nuevas tecnologías y las nuevas reglas.

+ posts

Dejar respuesta

Deja tu comentario aquí...
Nombre