cerebro

Hoy, 22 de julio, se celebra el Día Mundial del Cerebro. Y vamos a hacerle un homenaje, hablando de los tipos de cerebros que existen con respecto a eso que tanto buscamos todos: LA FELICIDAD.

La Felicidad, eso que todo el mundo busca cuando no está y que todos quieren retenerla lo máximo posible cuando la consiguen. Numerosos estudios han determinado que, aunque los genes tengan un peso importante, cada personas es responsable de su propia felicidad. Es decir, puedes cambiar tus hábitos y tu forma de pensar para acercarte más a aquello que tú consideras la felicidad.

«La felicidad depende del tipo de cerebro»

Además, está claro que la felicidad no es igual para todo el mundo y varios estudios han llegado a la conclusión de que depende del tipo de cerebro que se tenga. Por ello, vamos a explicar a continuación cómo son esos tipos de cerebros.

El cerebro espontáneo

Son aquellos cerebros con muy poca actividad en la parte frontal. Una persona con una mente así, tiende a ser impulsiva. Tiene creatividad, valentía, es aventurero pero también tiene falta de atención y es desorganizado. Disfrutan de las sorpresas inesperadas, de las actividades de riesgo o improvisando planes.

El cerebro equilibrado

El cerebro equilibrado es un cerebro sano, con sus ambos lados funcionando en una perfecta simetría. Las personas con este cerebro son organizadas, flexibles y emocionalmente estables. Suelen llegar a tiempo a las citas o reuniones, cumplen lo que prometen y siguen las reglas. Además, suelen ser felices casi todo el tiempo.

El cerebro persistente

Son aquellos con una enorme actividad en la zona denominada cortex. Suelen ser personas testarudas. No se rinden hasta cumplir sus objetivos pero les cuesta dar el brazo a torcer. Ven su felicidad incrementada con la rutina, la familiaridad y la seguridad. Tienden a preocuparse demasiado y pueden acabar desarrollando conductas obsesivo-compulsivas.

El cerebro sensitivo

Tienen una elevada actividad en el sistema límbico. Son personas muy sensibles, totalmente empáticas y conectan con los demás. Son muy vulnerables a la negatividad y a la depresión. La felicidad está en escuchar música relajante, caminar por la naturaleza o tener una charla profunda. Son amigos del mindfulness y les entristecen los ruidos, el chismorreo, las luces muy brillantes o la sensación de soledad.

El cerebro cauto

Tienen mucha actividad en la amígdala. Son felices con seguridad. No les gustan los ambientes caóticos o tener muchas cosas que hacer. Suelen ser personas muy motivadas y siempre tienen energía para lo que sea. Pero, por el contrario, son más propensas a sufrir ansiedad.

¿Con cuál te identificas más?

cerebro

+ posts

Dejar respuesta

Deja tu comentario aquí...
Nombre