El candidato de UNIDAS PODEMOS por León a las Elecciones Autonómicas de Castilla y León…Graduado en Geografía e Historia, Ganadero extensivo. Vigilante de Seguridad privada. Presidente asociación equina. Secretario Cooperativa Agroganadera. Una persona que ama a su tierra, gran conocedor del modelo de ordenación del territorio. Amante de los animales y de la naturaleza.

Fuera de la política ¿Qué persona se esconde detrás de Sixto Martínez?

La misma persona que dentro de la política; Un padre de familia, lacianiego y ganadero que no soporta ni un minuto más tanta injusticia, tanta precariedad y el vaciamiento de nuestra tierra. Soy una persona que jamás pensó verse en la situación de tener que representar a la provincia de León en las instituciones, pero la clave es que, si algo nos ha enseñado la irrupción de Podemos y de las fuerzas del cambio es que eso de “no te metas en política” era un mantra de los que querían convertir las instituciones públicas en un conglomerado de clientelismo, especulación y corruptelas. Creo que las personas “corrientes” tenemos que dar un paso adelante y Unidas Podemos nos ha dado esa oportunidad y, además, ha demostrado que se puede revertir ese modelo especulativo y volver a poner las administraciones al servicio de la mayoría social y no de unos pocos.

Si le digo “Tercer Sector”, ¿Qué se le viene a la cabeza?

Deficiencia de las administraciones. Creo que es innegable el trabajo, la labor y el esfuerzo de las entidades del tercer sector, pero, lo que subyace, es que la ciudadanía se está teniendo que organizar para hacerse cargo de cuestiones que deberían estar garantizadas por la administración pública. Así vemos como surgen asociaciones y plataformas que luchan por algo que debería ser una realidad y una prioridad para las instituciones: plataformas contra la violencia machista, en defensa de la educación pública, de la sanidad, de los animales, de las personas con diversidad funcional, de enfermos, familias monoparentales, bancos de alimentos…  Si realmente la administración pública, mejor dicho, los responsables políticos de dirigir la administración pública estuviesen pensando en garantizar los derechos y corregir las desigualdades del conjunto de la ciudadanía, no se estaría cargando a la gente de esta responsabilidad.

Siempre va a haber cosas que mejorar y derechos por conquistar, pero cuando cuestiones estructurales están recayendo sobre el altruismo o el voluntariado de la gente, algo falla. El tercer sector debería estar para avanzar en lo conseguido, para aportar, enriquecer y asesorar y, en ningún caso, para evitar retrocesos en lo ya conquistado como está sucediendo actualmente.

Desde la Junta de Castilla y León se busca conseguir una ley del tercer sector, ¿Cuál es la base que su partido consideraría fundamental para que fuera una ley acorde a las necesidades del sector?

Algo tan sencillo como atender las demandas que exponen y facilitar su trabajo. No puede ser que la Junta de Castilla y León no sólo desoiga a las asociaciones sino que permanentemente les esté poniendo cada vez más obstáculos, exigiendo cosas inviables en sus locales como reformas u obras para las cuales no reciben ningún tipo de financiación o retrasando el cobro de las subvenciones lo cual provoca que, las que tienen la suerte de contar con trabajadores o trabajadoras, se estén viendo en serios problemas para mantenerlos además de tener que dejar de realizar muchas campañas y actividades propias.

La Junta de Castilla y León, más que exigir más trabajo a quienes se están echando a la espalda una responsabilidad derivada de su incompetencia, debería proveerles de las condiciones humanas y materiales para que puedan seguir desarrollando su labor.

Son muchísimas las Asociaciones de ámbito social que existen en León, ¿Es consciente de la gran labor que desarrollan en el día a día para facilitar a afectados y familiares ese apoyo tan necesario en momentos tan difíciles?

Por supuesto. No es sólo que desde Unidas Podemos seamos conscientes, sino que somos conocedores, como te digo, de que están llegando allí donde no llega la administración pública. El asociacionismo, el “juntarse” para mejorar nuestro barrio, para apoyar a un colectivo, para conseguir mejoras es algo que, desde Unidas Podemos siempre hemos impulsado y fomentado.

¿Cree que se apoya lo suficiente a estas Asociaciones, tanto económica, como burocráticamente?

Evidentemente no y, como digo, no es que no se las apoye, sino que se le están poniendo palos en las ruedas. Las personas organizadas son una molestia para el Partido Popular. En su modelo, no caben más voces que la suya. Ellos conciben las administraciones como un lugar para enriquecerse y ejercer el poder en beneficio propio. Cuando las entidades sociales les sacan los colores, cuando la gente se une para exigir que se garanticen sus derechos, el Partido Popular lo ve como una amenaza y trata de que desaparezcan dejándolas sin recursos, desoyéndolas o, y esto también lo hemos visto, fabricándose asociaciones afines a las que suprafinancia y da voz en detrimento de las primeras.

¿Qué destacaría de su programa electoral en materia social? ¿Por qué?

Las políticas de empleo, sin duda. Los servicios sociales son algo básico. Un suelo que debe garantizar las condiciones mínimas para que todas las personas vean cubiertos sus derechos. Actualmente vemos como la Junta de Castilla y León, quien tiene transferidas las competencias en materia de sanidad, educación, vivienda, empleo y servicios sociales no está cumpliendo y está cargando a las entidades sociales y a los Ayuntamientos de un trabajo ingente a la vez que les recorta la financiación. De este modo ellos pueden dedicarse a “sus cosas”- la trama enredadera es un buen ejemplo de cuales son estas cosas-.

Pero, aunque consigamos que los servicios sociales estén garantizados, bien financiados, dotados de recursos materiales y humanos, esta no puede ser la medida estructural para garantizar las condiciones de vida de la gente. Los servicios sociales son el último recurso pero el grueso de la ciudadanía no puede sobrevivir encadenada de por vida a ayudas y subsidios.

Por eso las políticas de reactivación, reconversión y generación de un nuevo modelo productivo ligado al territorio son la mejor medida social. Es necesario dejar de especular con multinacionales y grandes corporaciones y apostar más por un modelo productivo que cree empleo ligado al territorio. Un empleo que no se pueda deslocalizar como ha sucedido con la minería, vestas, LM, etc.

León provincia es eminentemente rural. Apostemos por la agricultura ecológica, por la ganadería sostenible, la I+D+I, por nuestro patrimonio natural, histórico… Ya solo la comarca de El Bierzo tiene 7 sellos de calidad. Unos productos de primera que se venden sin elaborar a otros países que, finalmente, son los que se quedan con el empleo y el valor añadido. Apostemos por una industria de transformación de nuestras incomparables materias primas, por sacar provecho a nuestros montes, a nuestros ríos, a la CIUDEN y dejemos de venderlo todo a multinacionales amigas que se llevan todo fuera.

¿Sobre la Dependencia como considera que se encuentra León actualmente y que cambiaría?

Pues no hay más que ver lo que dicen las propias personas dependientes, sus familias y también las profesionales del sector como, por ejemplo, las auxiliares de ayuda a domicilio. Es una auténtica vergüenza. Las horas de atención domiciliaria son absolutamente insuficientes, la atención residencial es inexistente porque la Junta no pone en marcha residencias públicas de mayores, no existen alternativas como el cohousing (pisos asistidos) que funcionan perfectamente en otros países y las condiciones de las profesionales son absolutamente inaceptables.

Las listas de espera por una plaza residencial pública llegan a ser de dos años y, la gestión siempre es privada lo cual hace que el negocio de los empresarios esté por encima del bienestar y la atención de las personas dependientes. El modelo del PP no está centrado en el bienestar de la persona sino en la rentabilidad de las empresas y esto es insostenible y tiene las consecuencias que hemos visto en la pandemia, pero también las que ya conocíamos de antes.

¿Qué podría hacer la Junta Castilla y León, para que hubiera mucho más dinero para la investigación y así poder tener más conocimientos a la hora de luchar contra las enfermedades, pandemias, etc.?

Sólo voy a dar un dato. En 6 años la Junta de Castilla y León ha dado 1.800 millones de euros a la educación privada. Imaginemos qué pasaría si eso se invirtiese en I+D+I.

Cada vez son más las personas con enfermedades denominadas “raras”, y muchas de ellas denuncian que se sienten abandonados sanitariamente, en muchos casos no se cubren operaciones que ellos mismos tienen que costearse. ¿No cree que deben tener los mismos derechos que cualquier ciudadano con otro tipo de enfermedad? ¿Qué aportarían para que esto cambie?

Me remito a la respuesta anterior. Invertir en investigación, en sanidad pública y dejar de formar a profesionales en nuestras Universidades para luego expulsarlos a otros países en los cuales sí se les dan alternativas laborales, de desarrollo profesional y condiciones dignas. Tenemos que recuperar todo ese capital humano y ponerlo al servicio de las necesidades de la ciudadanía.

Si tuviera que dar un porcentaje de cómo se encuentra actualmente la política social en León ¿Cuál sería?, ¿Cree que es suficiente?

Ahí están los datos. Somos la comunidad que más autónomos destruye de toda España. León ha perdido en una década más de 32.000 personas -la población equivalente a que desapareciesen Astorga, La Bañeza y Villablino-, los pueblos se vacían, cierran colegios públicos, los consultorios médicos, líneas de transporte, la gente se tiene que ir porque no hay empleo, no han generado alternativas a la minería en cuencas como El Bierzo o Laciana cuando, desde los años 90, llevan firmando “planes del carbón” para un cierre ordenado que nunca llegó. Con el Partido Popular es imposible sobrevivir y, por eso, ahora están vendiendo nuestros pueblos a las multinacionales eléctricas. Cuantos menos seamos para defender nuestros pueblos, más fácil es para ellos expoliar los recursos.

¿Qué carencias sociales considera que tenemos en la provincia de León?

Un sistema sanitario público, fuerte y accesible con profesionales no sobrecargados, con quirófanos y consultas por las tardes que aminoren las listas de espera. Servicios públicos en los pueblos. Un parque público de vivienda y alquiler social que garantice el acceso a la vivienda y posibilite que nuestros jóvenes se pueden emancipar.

Tenemos que dar respuesta a las necesidades de alimentación de muchas familias a través de bonos y abriendo los comedores escolares en periodos no lectivos. Es necesario hacer frente a la pobreza energética. Poner los cuidados en el centro de las políticas públicas reforzando la atención domiciliaria, explorando la vía de los pisos asistidos y ampliando el número de plazas residenciales públicas y, sin duda, generar oportunidades laborales para que la gente tenga garantizadas las condiciones materiales de un proyecto de vida digno.

El trabajo del voluntario fue muy visible durante la pandemia, ¿Cree que hay que apostar mucho más para que estas personas no solo se vean reconfortadas personalmente sino también reconocidas públicamente e incluso más protegidas? ¿Qué aportarían para que así fuera?

El voluntariado debe ser una elección no una imposición. Por lo que hay que apostar es por unos servicios públicos fuertes, solventes, bien dotados, resolutivos y cercanos a las personas y sostenidos por profesionales en condiciones dignas. Los derechos no pueden depender del altruismo, la caridad o el voluntarismo de otras personas. Ese es el modelo del PP. El modelo de Unidas Podemos es el de atender las necesidades de la ciudadanía profesionalmente desde la administración pública y esto en ningún caso quiere decir que no valoremos, agradezcamos y loemos el trabajo realizado por los y las voluntarias durante la pandemia y en periodos ajenos a ella, sino que el estado de bienestar debe ser sostenido estructural y fundamentalmente por la administración pública.

¿Son suficientes las ayudas sociales que se destinan para la provincia de León?

Las ayudas sociales se dan en función de unos ingresos máximos irrisorios establecidos por la Junta de Castilla y León. Nosotros tenemos a compañeras gobernando en Ayuntamientos como el de Ponferrada que tienen una pelea constante y diaria con la Conserjería de Familia y Servicios Sociales por este motivo.

Actualmente, para poder conceder a los usuarios de servicios sociales las ayudas, la Junta le exige a los Ayuntamientos que las personas beneficiarias no pueden ingresar lo equivalente a 1,2 veces el IPREM -que en estos momentos se encuentra en 564 euros-. Esto se traduce en que una persona que ingrese 8.134 euros al año o una familia de cuatro miembros con 10.500 euros anuales ya se queda fuera de las ayudas.

La Junta es más de predicar en prensa y titulares grandilocuentes que de dar trigo.

Para terminar, y siempre pensando en materia social, ¿Por qué deberían votar UNIDAS PODEMOS y no a otro?

Porque Podemos es la única fuerza política que ha demostrado siempre de qué lado está. Quien ha conseguido subir el SMI, actualizar las pensiones, implantar un nuevo derecho como es el ingreso mínimo vital, frenar la mochila austriaca que el PSOE envió a Bruselas para que las personas tuviésemos que pagarnos nuestra propia jubilación, que ha intervenido en el precio de la vivienda, en el desorbitado precio de la luz… creo que nos hemos podido equivocar en muchas cosas, pero somos los únicos que estamos gobernando para la gente.

Ese es nuestro modelo, el que queremos replicar en el gobierno autonómico y, para ello, hemos decidido aglutinar a otras fuerzas políticas como Izquierda Unida o Alianza Verde y formar una coalición que impulse una nueva era en Castilla y en León. Esperamos tener la fuerza necesaria para, a partir del 13F, poner fin a la oscura época del Partido Popular y demostrar que otra comunidad es posible.

Muchas Gracias Sixto por mostrar la parte más social de su partido.

+ posts

Dejar respuesta

Deja tu comentario aquí...
Nombre