Los voluntarios del Hospital San Juan de Dios de León Carina Barahona Viñes, Ricardo Rodríguez Marcos y Pedro Álvarez Sánchez de Movellán, acompañados de la responsable de Solidaridad del centro, Laura Abril Albalá, han llevado a las aulas del Colegio Peñacorada International School un servicio “fundamental” que siempre ha formado parte del ADN de la Orden Hospitalaria gracias a un ‘ejército’ de personas que aportan su tiempo, energía y motivación.

Estudiantes de tercero y cuarto de la ESO han escuchado de primera mano la labor de acompañamiento hospitalario y soporte emocional que los voluntarios, ataviados con su bata blanca, desarrollan en las habitaciones de las cuatro plantas de un Hospital que, además, extiende este servicio al Programa de Protección Internacional (PPI) -que acoge a familias refugiadas de hasta 24 nacionalidades en La Fontana de Armunia-, al Hogar Municipal del Transeúnte (HMT) -que da respuesta a las personas sin hogar- y al Centro de Rehabilitación Psicosocial (CRPS) -que acompaña en su recuperación a las personas con una enfermedad mental-.

El voluntariado consiste en ser y en estar, porque hay gente que no tiene a nadie

“El voluntariado consiste en ser y en estar, porque hay gente que no tiene a nadie”, ha lamentado Abril Albalá sobre un desafío social de primer orden: la soledad no deseada. “No ha habido día en que no saliese del hospital de mejor ánimo que a la llegada, con la ilusión renovada y los problemas -de una sociedad tan saturada de lo efímero- relativizados”, ha confesado Pedro a un alumnado muy atento también a los testimonios de Ricardo y Carina que, a diferencia de Pedro, llevan poco tiempo en una aventura que se revela una experiencia única.

“En situaciones de vulnerabilidad, como es la de estar enfermo y postrado en la cama de un hospital, la soledad pesa mucho”, ha indicado Ricardo que, tras ver un reportaje en televisión de un residente que llevaba años sin recibir una visita, empezó a “darle vueltas”. “A finales del año pasado decidí hacerme voluntaria y pasar parte de mi tiempo al lado de personas que lo estuvieran pasando mal”, ha explicado Carina sin ocultar que “siempre acabas recibiendo más de lo que das cuando haces cosas por los demás”.

Una Obra Social siempre pendiente de los más vulnerables

Además, Abril Albalá ha aprovechado para trasladarles la intensa actividad de una Obra Social que está siempre pendiente de los más vulnerables con su recogida de ‘Tapones Solidarios’, su campaña ‘Emergencia Ucrania’ o su apoyo a la cooperación internacional de la mano de Juan Ciudad, la ONGD de la Orden Hospitalaria que trabaja por un desarrollo sostenible desde 1991 en las regiones más desfavorecidas del planeta.

+ posts

Dejar respuesta

Deja tu comentario aquí...
Nombre