La Junta de Castilla y León destinó 1,6 millones de euros a proyectos en el continente africano, que han beneficiado a más de 93.000 personas que vieron avances significativos en el cumplimiento de su derecho al agua potable, a la alimentación o a la educación en el África Subsahariana. Además, gracias a la labor de la Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior en torno a 160.000 personas -de ellas, 90.000 mujeres- verán mejoradas sus condiciones de vida en el continente.

El Gobierno autonómico se suma a la conmemoración que la Unesco fija este domingo como Día Mundial de la Cultura Africana y de los Afrodescendientes y recuerda la labor realizada contra la pobreza en África mediante la cooperación para el desarrollo.

El compromiso global de la Junta de Castilla y León por el desarrollo se refleja en las prioridades del Plan Director de Cooperación para el Desarrollo, en el que se prevé destinar a África al menos el 25 por ciento de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD). En los dos últimos años el peso de África Subsahariana se ha incrementado en las ayudas concedidas de cooperación internacional, alcanzando en 2020 el 50 por ciento de las intervenciones de la AOD distribuible de Castilla y León.

De acuerdo con los diversos informes anuales sobre desarrollo humano publicados por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), una gran parte de la población de los países africanos se encuentra afectada por la pobreza extrema, el desempleo masivo, las tasas crecientes de analfabetismo, la falta de acceso a salud, al agua potable y saneamiento, la malnutrición, la morbilidad y la mortalidad materno-infantil.

Un comunicado de la Junta señaló que las prioridades de intervención en los países africanos buscan generar un impacto real sobre el desarrollo humano de los países del África Subsahariana y de sus poblaciones y colaborar en la dinámica de lucha contra la pobreza y la promoción de los derechos humanos. Las líneas de trabajo de las intervenciones incorporan tres elementos como el desarrollo de las poblaciones locales y la mejora de sus condiciones de vida; la promoción de un desarrollo sostenible, humano, económico y social, con equidad de género; y el respeto de los modelos de desarrollo social, cultural, económico y político de los países y pueblos con los que se coopera, como responsables y protagonistas de su propio desarrollo, poniendo énfasis en la participación y empoderamiento de las poblaciones locales.

Los proyectos financiados, en el marco de las convocatorias anuales de subvención en Cooperación Internacional para el Desarrollo, se han dirigido principalmente a garantizar la disponibilidad y la accesibilidad al agua potable -en los últimos años, en África Subsahariana- y se concentran en la instalación de puntos de acceso de agua que permitan disponer de la cantidad mínima necesaria (50 litros por persona y día) a una distancia adecuada (un máximo de un un kilómetro). Además de la construcción y la reparación de los puntos de acceso a agua potable, los proyectos financiados incorporaban elementos de sensibilización y formación en la gestión y uso del agua, para garantizar la sostenibilidad. La garantía de saneamiento también abarcaba en este tipo de proyectos otras cuestiones fundamentales como instalación de letrinas o lavamanos.

Las actuaciones de cooperación para el desarrollo se complementan cada año con intervenciones de acción humanitaria que pretende paliar las necesidades más inmediatas de poblaciones afectadas por hambrunas, conflictos bélicos o catástrofes naturales. De igual modo es destacable la importancia y la necesidad de sensibilizar a la población castellana y leonesa acerca de las múltiples realidades del continente africano. Es por ello que la Junta de Castilla y León apoya acciones de sensibilización y educación para el desarrollo que contribuyen a dar a conocer cuestiones clave en el continente, como la situación de la mujer africana.

redaccion@actualidadsocial.es | + posts

Dejar respuesta

Deja tu comentario aquí...
Nombre