Síndrome de Atlas

¿Sientes a menudo que tiene sobre tus hombros el peso de todas las tareas? ¿Necesitas tener todo bajo control aunque te pese el trabajo, la familia u otras responsabilidades? Puede que padezcas el Síndrome de Atlas.

¿Qué es el Síndrome de Atlas?

En la mitología griega, Atlas era el joven titán al que Zeus condenó a tener que cargar el peso del arco de los cielos sobre sus hombros. De ahí viene el nombre del Síndrome de Altas. Este símil, nos sirve para ejemplificar una realidad puntual que describe a todas esas personas que cargan sobre ellas un exceso de responsabilidades.

Este Síndrome aparece con frecuencia en adultos que de niños se vieron en la obligación de asumir el rol de cuidadores. Es decir, desde niños tuvieron que asumir tareas o responsabilidades que no eran propias de su edad. Hecho que hace que se modifique mucho su personalidad.

Normalmente, estas vivencias tempranas generaron un estado de ansiedad en estas personas debido a la imposibilidad de llegar a todo. No podía con las exigencias y demandas de su entorno, lo que provocó que se minara su autoestima y se distorsionara su autoconcepto.

¿Cómo son las personas que padecen este Síndrome?

Normalmente son personas que descuidan sus necesidades y priorizan las de los demás. Es más, no conectan con sus realidades emocionales y las dejan a un lado porque es más importante trabajar, rendir y llegar a todo.

Además, son poco asertivos. Es decir, son incapaces de poner límites y no saben decir que no. Eso les lleva a preocuparse en exceso por el bienestar físico y emocional de los demás.

«No puedes con todo»

Son muchas las personas que caminan por el mundo con la obligación moral de “poder con todo”.  Este eslogan que nos han vendido y hemos asumido sin pensar es una presión física y mental. Como consecuencia vamos perdiendo la vida día a día. Por ello es necesario reformular las creencias que hemos validado y cambiarlas si es necesario.

Así que, no. No puedes con todo y no pasa nada. Debemos aprender a delegar y a pedir ayuda cuando la necesitemos. No todo es responsabilidad nuestra ni debemos tener bajo control todo lo que pasa a nuestro alrededor.

+ posts

Dejar respuesta

Deja tu comentario aquí...
Nombre