Hagamos un Plan

El suicidio es la causa de casi 4.000 muertes anuales en España. Cada una de ellas supone un profundo impacto vital para muchas personas y nos cuestiona a todos como sociedad.

El teléfono de la Esperanza en León reivindica que «Hagamos un Plan»

Para conmemorar el Día Mundial de la Prevención del Suicidio, el Teléfono de la Esperanza en León organiza en estos días algunos actos. Entre ellos, el sábado 10, el Palacio de los Guzmanes se vistió de verde par acoger una acto muy emotivo. Se procedió a la lectura de un manifiesto con la participación de diferentes representantes de los colectivos más comprometidos. Además, se realizó un encendido de velas para homenajear a las personas que han perdido la vida por este motivo. Y todo ello, envuelto por la música de un grupo de Voluntarios del Conservatorio de Música que hizo emocionarse a todos los presentes.

El acto estuvo situado bajo el lema «Hagamos un Plan». Esta iniciativa busca aunar fuerzas entre profesionales, entidades y personas comprometidas con esta realidad. El objetivo es poner en marcha un Plan Nacional para la Prevención del Suicidio que sea capaz de intervenir en los diferentes estamentos: individual, familiar, comunitario, social, educativo y sanitario. Todo ello, soportado por por políticas públicas reales que den respuesta al problema y que coordinen eficazmente los recursos en el ámbito nacional.

«Si tantas personas deciden no continuar el camino, algo grave pasa»

En la tarde del sábado, se hizo hincapié en que si lo más precioso que conseguimos es nuestra vida y tantas personas deciden no continuar en el camino, algo grave pasa. Cada uno de nosotros es valioso. Es preocupante que en este siglo, las muertes por esta causa se estén multiplicando. Deberíamos preguntarnos qué estamos haciendo como sociedad.

También se pone de manifiesto la necesidad de un Plan Nacional de Prevención del Suicidio que esté coordinado por todas las Comunidades y en el que intervengan todos los estamentos. Individual, familiar, comunitario, social, educativo y sanitario que haga seguimiento personalizado de las personas vulnerables, afectados y familiares.

Todo ello pasa por atender y cuidar especialmente la calidad de los servicios de salud mental y de los recursos humanos y económicos suficientes. Al igual que la necesidad de desarrollar planes de formación para los profesionales de todos los ámbitos y llevando a cabo un protocolo de intervención común para todos los profesionales implicados.

Por último, se reivindicó la necesidad de que este plan incluya a las redes sociales y a los medios de comunicación. Responsables de adoptar prácticas de comunicación coherentes con la información sobre el suicidio. También es necesario una supervisión al uso de las tecnologías de la información y redes sociales, donde urge elaborar un plan de actuación en redes para a detección temprana del riesgo en los más jóvenes. Además, de desarrollar medidas de intervención y ayuda adaptadas a las edades de los usuarios de las mismas.

Está claro, que dar respuesta a esta causa de muerte, que va en aumento en nuestro país, pasa por que «Hagamos un Plan».

Más de 50 años promoviendo la salud emocional de la personas

El Teléfono de la Esperanza es una Asociación Internacional. Una entidad de voluntariado y acción social con más de 50 años de trayectoria que trabaja en el abordaje urgente, gratuito, anónimo y especializado las situaciones de crisis emocionales. Hoy está formada por 1.445 personas voluntarias.

Tienen una misión: promover la salud emocional de las personas, especialmente de aquellas que se encuentran en situación de crisis. Gratuidad, ayuda permanente, libertad, anonimato, compromiso y voluntariado.

«Sólo así podremos construir un mundo más humano, más solidario y un mundo en el que merezca la pena vivir»

Hagamos un Plan
Hagamos un Plan

+ posts

Dejar respuesta

Deja tu comentario aquí...
Nombre