Asprona Bierzo da otro bocado a la inclusión en Burger King (1)

«Muy contento con todo, con los compañeros y con todo en general. Muy feliz”. Así explica cómo se siente Bryan Alonso tras incorporarse a la plantilla del Burger King La Gran Manzana de Ponferrada, dónde quiere ser uno más. Él tiene una discapacidad intelectual y es usuario de Asprona Bierzo, donde además participa en uno de los Itinerarios de Inserción Sociolaboral.

Hace un par de meses ni se imaginaba poder tener un empleo y ahora es un sueño que se está haciendo realidad de la mano del acuerdo entre Burger King y la Liga Genuine, una iniciativa de La Liga para la integración de las personas con discapacidad intelectual y en la que él participa como jugador del equipo de la SD Ponferradina.

“Hago un poco de todo. Limpio las mesas, recojo las bandejas, hago las cajas para los niños, frío patatas y las meto en las bolsas…”, describe Bryan. Su incorporación está siendo muy buena, con apoyo y con una adaptación de su puesto de trabajo a entre 12 y 15 horas semanales que le permite compatibilizar el empleo con su asistencia al centro de barrio de Flores del Sil y seguir con los entrenamientos y la competición en la Liga Genuine.

UNA BUENA ACOGIDA

“Es nuestra primera experiencia y la acogida por parte de los compañeros ha sido muy buena. Todos le ayudan en lo que le haga falta. Si necesita cualquier cosa o ven que le cuesta hacer algo van y le ayudan, él les pregunta y siempre están ahí apoyándole para que desarrolle bien el trabajo”, cuenta el gerente del Burger King, Fran Santos.

Así, el objetivo es que Bryan sea cada día más autónomo en el desempeño de su trabajo en el restaurante, desde la zona de pedidos a la zona de fritos o la recogida y limpieza de mesas. A punto de terminar su primer mes de prueba, su encargado asegura que “va bastante bien y seguiremos trabajando día a día para que cada vez sea más independiente hasta que pueda hacer todas las cosas por sí solo”.

Al periodo de prueba seguirá un contrato de tres meses y otro de otros tres meses para, si cumple con las exigencias del puesto, pasar a ser indefinido. “Me gustaría mucho continuar”, confiesa Bryan, que aún no ha pensado qué hacer cuando cobre su primera nómina. “Muy buena pregunta porque no lo he pensado, la verdad. Darme algún caprichito y tener para lo que yo quiera hacer y me apetezca”, añade. Eso sí, en el futuro sí le gustaría tener un trabajo que le permitiera vivir solo o con su pareja.

Durante este tiempo, Bryan seguirá recibiendo apoyo en el empleo por parte de la responsable de Empleo de Asprona Bierzo, Elena Álvarez, para ayudarle a su integración en la plantilla y desempeño de su puesto de trabajo. “Lo más importante para Asprona Bierzo es comprobar la satisfacción personal que supone para Bryan integrarse en una empresa como un trabajador más”, destaca Elena.

+ posts

Dejar respuesta

Deja tu comentario aquí...
Nombre