gatoterapia

Hoy, 8 de agosto, se celebra el Día Internacional del Gato. Esos animales de compañía que aman la independencia y los mimos a partes iguales. Quizá este comportamiento ambivalente sea el que les hace tan parecidos a los humanos. Por esto, técnicas como la gatoterapia han empezado a coger fuerza en el terreno de la salud emocional.

Se ha demostrado que la compañía de un gato promueve mejoras físicas y psicológicas. Aunque no existe una base científica que lo acredite, es cierto que como terapia complementaria es capaz de mejorar las habilidades motoras y emocionales.

Pero, ¿Qué es en realidad la gatoterapia?

Se trata de un tratamiento contra los problemas de ansiedad, estrés y depresión. Se crea una conexión muy especial entre el felino y su dueño, lo que provoca una mejora en la calidad de vida.

Además, algunos estudios han afirmado que las personas que sufren algún tipo de cardiopatía muestran una progresiva mejoría después de convivir con un gato.

Las personas que viven solas o aquellas que sufren algún tipo de demencia pueden experimentar grandes beneficios con la compañía de un gato, retrasándose la degeneración neuronal. Por otro lado, el ronroneo de los gatos, estimula algunas terminaciones nerviosas fundamentales a la hora de evocar historias pasadas.

Beneficios de la gatoterapia

Por este motivo, hemos considerado estos beneficios cuando se está en contacto con gatos

Nos da compañía

Para una persona que vive sola el gato es la mejor opción. Es muy independiente pero también es muy cariñoso.

Da responsabilidad a los más pequeños

Pueden encargarse de sus cuidados, de ponerle la comida y el agua. Siempre y cuando tengan claro que un animal no es un juguete. Los seres vivos deben ser respetados y queridos.

Necesitan pocos cuidados

En comparación con otros animales, los gatos apenas necesitan cuidados. A parte de las vacunas o la alimentación, son animales bastante limpios y no requieren constante atención.

La gatoterapia ayuda a mejorar los síntomas de la depresión y el estrés

Debido a que el ronroneo resulta muy relajante y estimula la concentración, crea un ambiente muy tranquilo. Por ello, los felinos provocan una mejoría en personas que sufren estrés, ansiedad y depresión.

También ayuda a las personas con Alzheimer, autismo y TDAH

Es cierto que científicamente no hay investigaciones que lo apoyen, pero se conocen miles de casos donde la presencia de los gatos ha mejorado la calidad de vida de sus dueños.

+ posts

Dejar respuesta

Deja tu comentario aquí...
Nombre