FOMO

«Fear of missing out» es lo que significan las siglas FOMO. Se trata de un tipo de ansiedad causada por la impresión de que el resto del mundo está viviendo un vida realmente apasionante y tú te lo estás perdiendo.

Ansiedad y miedo por estar perdiéndose cosas

Se trata de la ansiedad que provoca la sensación de estar continuamente perdiéndose cosas. Esto supone la necesidad de estar siempre conectado para evitar esa sensación de no estar presente en todo.

En realidad, esto no es algo nuevo. Esta sensación de miedo a la exclusión o a no pertenecer al grupo siempre ha existido. Pero las Redes Sociales lo han agravado. Para los jóvenes, y también adultos, es una situación que les mantiene pegados a las pantallas de sus dispositivos continuamente. Casi a tiempo real, estamos viendo qué hacen los demás con su vida y siempre suelen ser los momentos más felices. También nos enseñan los lugares más maravillosos y nos dan una imagen siempre positiva y triunfalista de la vida.

La gran conexión que provocan las redes sociales, nos lleva a pensar que todos pertenecemos al mismo grupo. Sin embargo, nuestra realidad es muy diferente. Nosotros no estamos viviendo la vida tan maravillosa que vemos en los demás. Esto nos provoca una sensación de ansiedad y de que no estamos haciendo bien las cosas o que realmente no estamos siendo lo productivos que tenemos que ser. Es decir, el FOMO se apodera de nosotros, generándonos sentimientos de soledad, aislamiento, tristeza y baja autoestima. Finalmente, puede derivar en problemas como ansiedad o depresión.

¿Cómo saber si tienes FOMO?

Algunos de los síntomas que te pueden ayudar a identificar el FOMO son:

  • Abrir las redes nada más despertarse.
  • Consultar las redes sociales antes de quedarse dormido.
  • Las redes sociales abarcan las principales actividades del día.
  • Se experimentan sensaciones de pertenencia y satisfacción cuando estamos en ellas.
  • Se hace un mayor uso del móvil.
  • Se empiezan a olvidar las relaciones «reales».
  • Disminuye el bienestar emocional.
  • Aparecen sensaciones de inseguridad y baja autoestima.
  • Se alivia el malestar con el uso de las redes aunque esto sea sólo a corto plazo
  • Disminuye la motivación académica y laboral.

Es importante tener estas cosas en cuenta para darse cuenta a tiempo de que nos estamos volviendo realmente adictos a las redes sociales. Un muy buena forma de evitarlo y estar preparado es realizar actividades o talleres que nos ayuden a fomentar y mejorar las habilidades sociales y la autoestima.

+ posts

Dejar respuesta

Deja tu comentario aquí...
Nombre