publicidad de alimentos

La publicidad de alimentos y bebidas no saludables tiene una gran influencia en el consumo de estos productos, que contribuyen, junto a otros factores, a la pandemia de la obesidad infantil. Este consumo relaciona, tal como constatan diversos estudios epidemiológicos, con el desarrollo de enfermedades en la edad adulta. Algunas de ellas son: la leucemia, enfermedad de Hodgkin, cáncer colorrectal y de mama.

UNICEF España, la Asociación Española Contra el Cáncer, Justicia Alimentaria y la Gasol Foundation reclaman la regulación de la publicidad de alimentos y bebidas dirigida a niños y niñas

Este tipo de publicidad se está regulando de distintas maneras en varios países europeos, que pretenden proteger así el derecho de los niños y niñas a crecer de forma saludable.

En España, UNICEF España, la Asociación Española Contra el Cáncer, Justicia Alimentaria y la Gasol Foundation se han unido por esta causa. Insisten en la necesidad de adoptar medidas regulatorias que contribuyan afrontar el gran riesgo para la salud, la sostenibilidad y el desarrollo que supone el exceso de peso en los niños, niñas y adolescentes.

La actual propuesta española para regular la publicidad de alimentos y bebidas con alto contenido en sodio, azúcares, grasas y ácidos grasos saturados dirigida a menores de edad ya ha superado la fase de debate entre la sociedad civil y las entidades interesadas. Hasta el momento, la mayoría de estas entidades se han mostrado a favor de la regulación.

Actualmente en España está en vigor el Código PAOS (Corregulación de la Publicidad de Alimentos y Bebidas Dirigida a Menores, Prevención de la Obesidad y Salud). Esta medida se adoptó por primera vez en 2005 y no se revisa desde el año 2011. Esta medida depende parcialmente de la autorregulación de la industria alimentaria, que se ha mostrado ineficaz a la hora de evitar la publicidad y el márquetin de productos alimenticios y bebidas no saludables hacia los niños y niñas.

Una oportunidad para liderar con el ejemplo

De esta manera, la regulación, que está a debate actualmente, brinda una oportunidad clave para que España lidere la promoción de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, en línea con el Plan Estratégico Nacional para la Reducción de la Obesidad Infantil. Este Plan se presentó el pasado mes de junio y recoge esta medida, entre las más de 200 propuestas para reducir el exceso de peso de los niños, niñas y adolescentes en un 25% en los próximos 8 años.

En España, 1 de cada 3 menores de edad, de entre 8 y 16 años, sufre sobrepeso u obesidad, según el estudio PASOS de la Gasol Foundation.

“La publicidad de alimentos y bebidas no saludables afecta especialmente a los niños y niñas, que son más vulnerables, a nivel cognitivo, ante este tipo de estímulos. Los anuncios buscan vincular emocionalmente a los menores; por eso creemos que España debe ser pionera protegiendo los derechos de la infancia con esta regulación”, ha comentado Pau Gasol, presidente de la Gasol Foundation, Embajador de UNICEF España y Defensor Mundial para la Nutrición y el fin de la Obesidad Infantil de UNICEF.

Por su parte, Cristina Ribes, directora ejecutiva de la Gasol Foundation Europa, ha subrayado que, entre las limitaciones del decreto, destaca la falta de un sistema de evaluación específico sobre la efectividad de las medidas adoptadas: “creemos que es necesario que la regulación considere una evaluación externa por parte de un organismo neutral, así como posibles sanciones, para que la reducción de la publicidad que llega a los niños y niñas sea efectiva”.

Es necesario que se regule y legisle en este campo, entre otras cosas, para reducir la demanda de alimentos insanos, generar incentivos y eliminar desincentivos para la producción y distribución de alimentos más sanos, y regular y limitar el márquetin y la publicidad de productos con exceso de azúcar y comidas poco saludables dirigido a niños y adolescentes, especialmente a los más pequeños y a los más vulnerables. Todo ello con un reforzamiento de la colaboración público-privada. Además, todas estas acciones deben incluir a todas las niñas y niños sin excepción, a todos los menores de 18 años”, ha valorado por su parte el director ejecutivo de UNICEF España, José María Vera.

Ana Fernández Marcos, directora de Incidencia Política y Social de la Asociación Española Contra el Cáncer, señala la vinculación de la obesidad como factor riesgo de cáncer ya que “más de la mitad de la población española adulta tiene exceso de peso lo que supone un riesgo a la hora de desarrollar cáncer a lo largo de su vida. Y sabemos, además, que el exceso de peso está asociado a determinantes sociales como la pobreza. La prevención de este factor de riesgo comienza desde la infancia, con la adopción de comportamientos saludables. Por eso es tan importante trabajar en todas las medidas que ayuden a crear entornos promotores de salud que protejan a los niños y las niñas frente a las desigualdades que están en la raíz de este problema. En España, se estima en un 6% los casos de cáncer en adultos atribuibles al exceso de peso”.

«Para que la regulación sea efectiva y observando la experiencia en Reino Unido, pensamos que es imprescindible que las restricciones de la publicidad de alimentos y bebidas no saludables en canales de televisión generalistas abarquen todo el horario infantil (de 6.00 a 22.00) y no solo las franjas horarias de protección reforzada, porque con la propuesta actual los niños y niñas seguirían expuestos a un alto nivel de publicidad», ha afirmado Javier Guzmán, director de Justicia Alimentaria, sobre la emisión de publicidad de alimentos y bebidas no saludables en televisión.

+ posts

Dejar respuesta

Deja tu comentario aquí...
Nombre