con quien hablar

«Te echo de menos Carmencita. No tengo con quien hablar»

Seguramente este banco haya sido testigo de muchas historias y confidencias. Y quién sabe si de alguna mirada cómplice, alguno caricia o quizá algún beso robado o furtivo. Seguro que si este banco hablara tendría mucho que contar y muchos secretos que callar.

Ahora que Carmencita, una de las protagonistas de estos encuentros, falta a la cita, se hace evidente la soledad. Esas tardes en el banco ya no serán lo mismo y los atardeceres ya no tendrán la misma luz.

+ posts

Dejar respuesta

Deja tu comentario aquí...
Nombre